martes, 14 de noviembre de 2017

En marcha para intentar no hacerse viejos a los 40 años

Existe la costumbre -lo cuentan desde todas las asociaciones relacionadas con la diversidad funcional- de tratar a las personas con discapacidad como eternos niños. «Es increíble, cumplen 50 años y no son señores, siempre se refieren a ellos como niños o chicos», explican los colectivos. Nada más lejos de la realidad. Las personas con discapacidad cumplen años, como todos. Pero es que encima es como si los cumpliesen muchísimo antes, porque envejecen a edades tempranísimas. La asociación Xoán XXIII hizo una evaluación de 150 personas en sus centros de adultos y en 65 observó síntomas prematuros de envejecimiento. Es decir, se trata de hombres y mujeres, que en muchos casos ni siquiera llegan a los 40 años, que tienen síntomas físicos -sordera o problemas respiratorios, por poner dos ejemplos- o psicológicos -relacionados, en su mayoría, con la pérdida de memoria- propios del paso del tiempo. Insisten ellos en que son problemas íntimamente ligados a la edad, con el hecho de que envejezcan jóvenes, y no relacionados con su discapacidad. De ahí que se hayan puesto en acción.Leer noticia completa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado la noticia? dejanos un comentario y recomiendanos, gracias!!