miércoles, 15 de noviembre de 2017

Células madre y autismo: Una intervención peligrosa a día de hoy

Células madre: ¿son una terapia válida para los trastornos del espectro del autismo? Se plantea una gran esperanza en la terapia con células madre como la alternativa futura de la medicina molecular y regenerativa (Siniscalco D, 2013), especialmente en enfermedades que hasta hoy nos han parecido incurables o con poco alentadores pronósticos. Recientemente se ha planteado el uso de células madre como tratamiento en los Trastornos del Espectro del Autismo, las propuestas que vemos en el mercado son preocupantes porque en este momento este tipo de tratamiento no es éticamente correcto y no está científicamente validado, no puede proponerse dicha terapia por cuando no sabemos si funciona, no sabemos cómo funciona y tampoco conocemos su perfil de efectos secundarios y de largo plazo. En el 2012 John Gurdon y Shinya Yamanaka recibieron el Premio Nobel de Fisiología-Medicina por sus descubrimientos en la reprogramación y maduración de células madre; Gurdon sentó las bases de este conocimiento y Yamanaka lo desarrolló llegando hasta las células madre pluripotenciales inducidas que provienen del mismo paciente y evitan el rechazo (al trasplante de células). El mismo Yamanaka advirtió sobre el uso indiscriminado de células madre ofertado por instituciones sin el debido respaldo científico. Un estudio con 25 niños con TEA realizado por científicos de la Universidad de Duke (Durham, North Carolina, USA) utilizando células del cordón umbilical del propio paciente indicaron observar mejoría en dos tercios de los niños incluidos en el estudio. El estudio se apoya en una donación de cuarenta millones de dólares. La hipótesis que han planteado en relación al uso de células madre en TEA se fundamenta en la posibilidad de alteraciones en la inflamación y conectividad como consecuencia del paso de ciertas células inmunes al cerebro. Los mismos investigadores advierten sobre no considerar esta intervención como algo universalmente recomendable y que su estudio está en las primeras fases de investigación. Obviamente el centro en el que realizan el estudio dista mucho de los centros que ya están ofreciendo la terapia de células madre para niños con TEA, no solo en tecnología sino en la evaluación y seguimiento de los pacientes. Aunque las conclusiones se anotan al final de los escritos, quiero dejarla en esta oportunidad al principio: no podemos recomendar esta terapia para la población con autismo, al menos en este momento. Aunque se sabe mucho sobre células madre, el conocimiento sobre células madre como terapia para autismo es muy inicial.Leer noticia completa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado la noticia? dejanos un comentario y recomiendanos, gracias!!